El principio de Eisenhower es inadecuado durante una crisis

El principio de Eisenhower es inadecuado durante una crisis

Durante años, el principio de Eisenhower se ha promovido en la literatura de gestión y en los cursos de gestión de crisis como método para la división del trabajo entre los niveles estratégico y operativo.

De acuerdo con esto, un gerente debe asumir inmediatamente todas las tareas de gran importancia y urgencia. Las tareas cuya importancia es alta pero cuya urgencia es baja deben ser tratadas en un momento determinado. Deberían delegarse tareas urgentes, menos importantes, y no deberían abordarse en absoluto las que no lo son.




Cuanto mayor sea el número de gerentes en una jerarquía de gestión de crisis, más probable es que la aplicación del Principio de Eisenhower conduzca a resultados pobres, si no a daños considerables para las personas y la propia organización. La razón de ello es el tiempo que tarda el gestor en recibir información desde el lugar del evento y el tiempo que tarda en transmitirse una decisión a las personas encargadas de la ejecución.

Junto con el tiempo para tomar una decisión, forman el tiempo de respuesta, el tiempo que tarda una organización en responder a un evento. En principio, este tiempo puede acortarse con ayudas técnicas. Incluso para los vuelos espaciales, el tiempo de reacción actual es significativamente menor que el de las armadas del siglo XVIII. 

Las fuerzas navales tenían tiempos de reacción de meses antes de la invención de la telegrafía. Su comandante en jefe, los monarcas, utilizaban una estrategia sencilla: seleccionaban capitanes que podían decidir por sí mismos, les explicaban sus intenciones y confiaban en ellos.

El principio fue adoptado en Prusia en el siglo XIX: Liderazgo con una misión. A pesar de las posibilidades técnicas disponibles hoy en día, los principales responsables de la toma de decisiones tienen que darse cuenta una y otra vez de que sus tiempos de reacción para resolver el problema son simplemente demasiado largos, como describe el General de los Estados Unidos (retirado) Stanley McChrystal en su libro Team of Teams (Equipo de Equipos). Incluso hoy en día, la solución es delegar la toma de decisiones, liderar por orden.

¿Cómo debe modificarse el principio de Eisenhower para ayudar a los responsables de la toma de decisiones en una situación de crisis?


 
Las tareas con una gran influencia en los acontecimientos y un alto grado de urgencia deben delegarse en los gestores operativos. La comunicación de crisis debe utilizar sus medios para influir en el entorno de las unidades operativas de manera que éstas puedan llevar a cabo sus tareas con éxito.
Las tareas con una gran influencia en lo que está sucediendo, pero con poca urgencia, pueden ser manejadas por el nivel estratégico. El primer objetivo debe ser garantizar que estas tareas no se conviertan en "tareas de alto nivel". Lo mismo se aplica a las tareas con poca influencia en lo que está sucediendo.

El principal actor en estos casos es la comunicación de crisis. En el caso de las tareas con un alto grado de urgencia, las fuerzas operativas sobre el terreno también deben enviar una señal de que la ayuda está empezando a ser eficaz o, al menos, lo será en un futuro previsible.

A primera vista, parece que el nivel estratégico desempeña un papel subordinado durante la gestión reactiva de crisis y desempeña su papel más importante durante la gestión preventiva de crisis (selección de personal, formación, establecimiento y mantenimiento de la disponibilidad operativa). Sin embargo, este no es el caso. 

Las tareas sólo han cambiado de "mando y control" a "coordinación y cultivo". El nivel estratégico debe diseñar el entorno de los equipos operativos desde el principio y con visión de futuro, de forma que estos últimos puedan llevar a cabo sus tareas con éxito. Y aunque las crisis suelen tener que resolverse localmente, sus consecuencias suelen ser globales. Estas consecuencias globales son también responsabilidad del nivel estratégico.

Por cierto, Eisenhower no tomó una decisión sobre esta operación el día D como Comandante en Jefe Aliado. Las tareas que había que realizar en las playas de Normandía eran de extrema importancia para el éxito en la lucha contra la Wehrmacht y extremadamente urgentes.

Por lo tanto, todos fueron alcanzados por los oficiales de campo de Eisenhower. Él siguió el principio de "Dirigir con Misión". La base de este método de liderazgo son los subordinados bien entrenados y la correspondiente confianza en ellos.

El propio gestor estratégico es responsable de ambos y es una tarea extremadamente importante y urgente a la hora de asumir una tarea de gestión, no sólo al principio de una crisis. Y en este último caso, el principio de Eisenhower se aplica de nuevo.

Andreas Hermann Karsten
Senior Consultant

Atrás